22 de febrero de 2016

Línea de tiempo del Acuerdo de París


12 de diciembre de 2015

COP21: Acuerdo final, demasiado tarde, demasiado poco...


Finalmente la COP21 en París logró un acuerdo final. "Es raro en cualquier vida para tener la oportunidad de cambiar el mundo", declaró el presidente de Francia, François Hollande, al clausurar las conversaciones climáticas de la ONU.Cuando los representantes de 196 naciones acordaron un nuevo tratado para prevenir un cambio climático peligroso, estalló el regocijo, pero mientras algunos políticos y activistas creen que va a cambiar el rumbo de la historia, otros temen que sea un caso de demasiado poco y demasiado tarde.

Nadie duda que
después de años de fracasos y discusiones, fue un gran avance conseguir un tratado en el que todo el mundo estuvo de acuerdo.  


El tratado une a todas las naciones para cambiar sus economías y poner la protección del medio ambiente a la vanguardia de la política, en particular la reducción de emisiones de gases de efecto invernadero.
El acuerdo entrará en vigor el primero de abril 2017, cuando lo hayan ratificado suficientes países, y habrá un proceso de revisión quinquenal para hacer recortes adicionales de emisiones. Sin embargo, se insta a los países a no esperar hasta el 2020 para reducir las emisiones.Estos recortes son necesarios de inmediato debido a que el acuerdo establece que existe una "brecha significativa" entre los planes de los países para reducir los gases de efecto invernadero y lo que realmente se requiere para mantener el mundo seguro.El acuerdo reconoce que los riesgos del calentamiento global son mucho mayores de los que previamente se había predicho y tiene como objetivo mantener las temperaturas "muy por debajo" del 2 ° C previamente acordado y proseguir los esfuerzos para limitar el aumento a 1.5 ° C. Para lograr este nivel, no debe haber ningún aumento neto de las emisiones en la segunda mitad de este siglo e importantes reducciones en el uso de todos los combustibles fósiles.Momento históricoLord Nicolas Stern, presidente de la Academia Británica, quien ha advertido en repetidas ocasiones que el cambio climático se está saliendo de control, estaba encantado. "Este es un momento histórico no sólo para nosotros, sino para nuestras generaciones futuras. El Acuerdo de París es un punto de inflexión en la lucha mundial contra el cambio climático no administrado, que amenaza la prosperidad y el bienestar entre los países ricos y pobres".Laurent Fabius, ministro de Asuntos Exteriores francés y presidente de la conferencia, fue en gran parte el arquitecto del acuerdo, recibió una larga ovación de pie, tras haber hecho una súplica apasionada antes de la publicación del texto definitivo, pues "el acuerdo no es sólo sobre el clima: se trata de la seguridad alimentaria, la salud pública, la lucha contra la pobreza, los derechos esenciales de las personas y, en última instancia, la paz mundial".Tanto Ban Ki-Moon, secretario general de la ONU, como François Hollande, el presidente francés, exhortaron a los delegados a dejar de lado sus diferencias y a acordar el texto de compromiso. Hollande dijo: "Es raro tener la oportunidad de cambiar el mundo".Si el acuerdo de París resulta ser un punto de inflexión en la historia de la humanidad, sin duda tomará algunos años juzgarlo, porque los planes nacionales registrado por 186 países no impedirán el sobrecalentamiento peligroso del planeta, pero representan un cambio masivo en la política y pueden intensificarse para reducir las emisiones.El acuerdo aumenta la eficiencia energética y las energías renovables como la solar, eólica, biomasa y energía geotérmica. Los representantes empresariales que asistieron a la conferencia dijeron que esto era una señal importante de que las inversiones en tecnología verde serían una apuesta segura.Para algunos países todavía no es suficiente, porque incluso si se alcanza el objetivo de 1.5 ° C,  una serie de pequeños Estados insulares del Pacífico y el Caribe va a desaparecer del mapa, porque el  aumento del nivel del mar ya está amenazando su existencia y obligando a algunos de sus ciudadanos a emigrar.
Helen Szoke, director ejecutivo de Oxfam, resumió para los escépticos: "Este acuerdo ofrece una línea de vida deshilachada a las personas más pobres y vulnerables del mundo. Sólo se ha hecho  una vaga promesa de un nuevo futuro, mientras que el acuerdo no obliga a los países a reducir las emisiones lo suficientemente rápido para evitar una catástrofe. Esto sólo elevará los costos de adaptación en el futuro".

30 de noviembre de 2015

Inicia hoy la COP21: ¿qué espera Latinoamérica?

Hoy se inagura en París, Francia, la Conferencia de las Partes (COP) 21 y la Conferencia Marco de las Naciones Unidas para el Cambio Climático (UNFCC), en donde 137 presidentes y negociadores de 195 países intentarán lograr un acuerdo mundial de reducción de emisiones para que el aumento de la temperatura global sea menor a 2 grados.

A pesar de que las perspectivas indican que no se logrará porque las ambiciones presentadas por casi 150 países apenas lograr una reducción de alrededor de 2.6 grados, lo cual es insuficiente para mejorar los escenarios de vida del planeta.

Para los países latinoamericanos, la negociación en temas críticos como la adaptación, las pérdidas y daños, el financiamiento y la transferencia tecnológica, podría marcar una diferencia radical frente a la crisis climática en los años futuros.

La COP21 espera lograr un acuerdo para aminorar los Gases de Efecto Invernadero (GEI) y resguardar el futuro de la población mundial. El resultado de estas negociaciones verá la luz el próximo 11 de diciembre, cuando se hagan públicos los compromisos acordados por los países.

Sin embargo, ya no se discute sólo la mitigación de los GEI o la adaptación a los impactos del clima. Con los años, las negociaciones han incorporado temas cruciales, como los flujos de financiamiento y ayuda económica a los países más vulnerables, el enfoque de género y de derechos humanos o la reparación de las pérdidas y daños. Sobre estos temas, Latinoamérica tiene posturas diferenciadas de acuerdo a las circunstancias específicas de cada país y grupo.

El acuerdo mundial y Latinoamérica
El texto sobre el cual se trabajará en París se divide en dos partes: el Acuerdo de París, general, con pocos detalles, pero con una importante fuerza legal, y la Decisión, más detallada pero con menos capacidad de imposición.

Al ser Latinoamérica especialmente vulnerable al cambio climático, los temas más sensibles para el desarrollo que los países de la región esperan ver incluidos en el gran acuerdo mundial son: adaptación, para que las sociedades más vulnerables se adapten a los impactos de los cambios en la temperatura del planeta; financiamiento, para establecer el origen y los flujos económicos para incrementar la resiliencia de los países y construir sociedades bajas en emisiones; y pérdidas y daños, para esclarecer cómo los países más afectados se recuperarán frente a fenómenos climáticos extremos más recurrentes.
Otros temas son el fortalecimiento de capacidades, que pretende ayudar a los países menos desarrollados a una transición hacia una economía limpia, y la transferencia tecnológica, para eliminar barreras económicas para cooperar en el desarrollo de la tecnología. (Con información de ConexionCOPy fotos de Carlos García G.)



 

21 de octubre de 2015

Delegados de 18 países discutieron en México cooperación ante el cambio climático


 Es tiempo de enfrentar el cambio climático centrándose en la población en condiciones de pobreza, ya que sería la más afectada, señalaron representantes de la Unión Europea y América Latina en la inauguración del V Seminario Regional de EUROCLIMA, celebrado en la Ciudad de Méxica el 6 y 7 de octubre.
Durante el evento, Neidy Cruz, directora general adjunta de Cooperación Internacional de la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (SEMARNAT), enfatizó que “no hay un Plan B porque no tenemos un Planeta B. Este es el momento de enfrentar el reto del cambio climático, una meta que parece inalcanzable pero que puede lograrse a través de la cooperación triangular”, indicó.
Por su parte, el embajador de la Unión Europea en México, Andrew Standley, destacó la importancia del tema del cambio climático tanto para los países de América Latina como para la Unión Europea.
“Nos encontramos  en un momento crucial a menos de tres meses de la COP21 en Francia. Todas las miradas y esperanzas están puestas en París, donde tenemos el desafío y la última oportunidad para conseguir un nuevo acuerdo vinculante para desacelerar el calentamiento global. La COP21 tiene que ser exitosa”, puntualizó Standley.
Jean-Paul Joulia, Jefe de Unidad para Programas Regionales América Latina y Caribe en la Dirección de Cooperación Internacional y Desarrollo de la Comisión Europea, mencionó los esfuerzos que realiza EUROCLIMA para apoyar a los países por medio de la colaboración.
“A nivel regional, el programa EUROCLIMA cuenta con un apoyo de la Unión Europea de 16.4 millones de euros entre los años 2010 y 2016 con el objetivo de buscar la integración de las estrategias y medidas de mitigación y de adaptación ante el cambio climático, en las políticas y planes públicos de desarrollo a niveles nacionales y subregionales en América Latina”.
La Unión Europea, agregó Joulia, busca fortalecer la cooperación entre los países América Latina y la Unión Europea, por lo que en el marco financiero 2014-2020 está definiendo un monto total de 300 millones de euros para todo el periodo.
Puntualizó que “la COP21 será un evento crucial para lograr el marco que permita trabajar en el futuro, especialmente para mitigar los daños a la población en pobreza, que sería la que más sufriría en aspectos económicos y calidad de vida. Nuestro esfuerzo debe dirigirse a ella”, señaló Joulia.
El Quinto Seminario de EUROCLIMA reunió alrededor de 50 representantes europeos y latinoamericanos, quienes durante dos días discutieron asuntos relacionados con la cooperación regional en sostenibilidad ambiental y cambio climático y sus prioridades hacia el año 2020.
Como parte del Seminario, se evaluaron los avances y las próximas acciones del programa EUROCLIMA, así como las experiencias recientes de América Latina en preparación a la Conferencia de las Partes (COP21).
Este evento contó con la participación de representantes de ministerios, organismos nacionales y otras instituciones gubernamentales de la región latinoamericana, en busca de establecer sinergias entre los países y fortalecer la cooperación Sur - Sur en cambio climático, realizada por medio del Programa.

2 de julio de 2015

¿Por qué se encareció la transición a la TV digital?

México está a escasos seis meses del llamado “apagón analógico”, consistente en el cese de las emisiones analógicas que dará paso a la Televisión Digital Terrestre (TDT), el 31 de diciembre de 2015, fecha para la cual toda la población deberá contar con televisiones adaptadas para señal digital o contar con los convertidores necesarios para ver la señal de televisión abierta.

Entre las ventajas de la transición de analógica a digital se encuentran:
·         Mayor Calidad de imagen y sonido.
·         Mayor cantidad de canales en televisión abierta, sin costo.
·         La capacidad de ver televisión en alta definición.

La Televisión Digital Abierta o Terrestre (TDT) es la tecnología de última generación para difundir las señales de televisión; esto es, que se transmiten sin necesidad de cable o satélite y se reciben por medio de antenas de televisión convencionales.

La pregunta que se hace cualquier ciudadano es si ante este cambio es necesario cambiar de receptor de señales de televisión. La respuesta es que cualquier televisor puede ser utilizado, ya sea porque las características del sintonizador sean compatibles o porque se use un convertidor.

En realidad no es necesario cambiar el televisor actual, aunque sí es recomendable si se quiere disfrutar de la programación de alta definición.

Para los 24 millones de hogares que no poseen una televisión de alta definición, de acuerdo con datos del INEGI, hay tres escenarios posibles:
1.- El gobierno otorgó un subsidio para dotar, de forma gratuita, televisores de alta definición a 10 millones de personas en situación de pobreza, de acuerdo con los padrones de beneficiarios de la Secretaría de Desarrollo Social (Sedesol).
2.- Las televisoras regalarán los convertidores.
3.- Los fabricantes de televisores harán promociones para financiarlos.

Desafortunadamente, en México se han comercializado muchas pantallas planas de plasma y LCD que son de alta definición, pero sus sintonizadores no son compatibles con la televisión digital terrestre (TDT). En esos modelos la alta definición sólo se disfrutará con servicios de televisión de paga o mediante la reproducción de discos BluRay. La televisión digital abierta (gratuita) requiere que el televisor tenga un sintonizador compatible, por lo que en estos casos se requerirá un convertidor de señal digital con capacidad de alta definición.

Si piensa adquirir un televisor próximamente, cerciórese de que sea compatible con la TDT, para lo cual debe tener las siglas ATSC. Casi todas las marcas más conocidas ya traen integrados sintonizadores de NTSC (actual) y el nuevo ATSC de la televisión digital.

Por lo que hace a la antena, la misma que usa actualmente en su televisor le permite sintonizar la señal de la televisión digital abierta y, en la mayoría de las zonas urbanas basta una simple antena de “conejo”.

Si usted es poseedor de un receptor de señal analógica, con un convertidor de señal digital aérea podrá seguir utilizando su televisión de tubo (CRT) y disfrutar de más canales y calidad de imagen de la nueva televisión digital.

Si tu televisor no es compatible con la TV Digital puedes adquirir un convertidor de señal digital directamente en tiendas de electrónica, donde tienen un costo de alrededor de 600 pesos.

Adaptarse a las nuevas tecnologías no es tan caro como le han hecho creer. Lo único cierto es que no le han dicho todo lo que usted debería saber.

25 de junio de 2015

Apunta al fracaso el Programa para la Gestión Integral de Televisores Desechados

Finalmente y tras meses de retraso, el Gobierno de la República dio a conocer, firmado por las secretarías de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat) y la de Comunicaciones y Transportes (SCT), el Programa Nacional para la Gestión Integral de los Televisores Desechados por la Transición a la Televisión Digital Terrestre (TDT), aunque las dudas que permanecen y que han venido planteando en diferentes foros organizaciones de protección al medio ambiente son, entre otras, ¿por qué desechar un equipo que aún es funcional? ¿por qué no regresar al plan original de entregar convertidores de señal digital para televisiones analógicas? y ¿a dónde van a ir esos residuos electrónicos altamente dañinos al medio ambiente y a la salud humana?
Y es que, a pesar de que el Programa parece contemplar todas las vertientes imaginables, como traslado, acopio, transporte, almacenaje, reciclaje y disposición final, nada señala respecto a los sitios donde se resguardarán los equipos desechados y qué empresas harán el reciclaje de los componentes.
Además, persiste la idea de que los equipos de televisión receptores de señal análoga deben desecharse, en vez de seguirse utilizando vía un convertidor de señal, en beneficio real de los usuarios.
Es sabido que México es un país en el que predominan los tiraderos a cielo abierto y que son pocos los sitios destinados al confinamiento de los residuos considerados peligrosos, como es el caso de los procedentes de los televisores analógicos, por su contenido de plomo, níquel y cadmio, entre otros materiales.
En el Programa se mencionan lugares de almacenamiento, de confinamiento, de desensamblaje, reciclaje y disposición final, así como de empresas que se dedicarían a ello. Sin embargo, ni los sitios ni las empresas existen a la fecha.
El riesgo real es que 375 mil toneladas de esos residuos terminen en las calles, en los bosques, en los márgenes de los ríos, lo que constituiría  problemas serios para la salud física y mental de niños, mujeres embarazadas y adultos mayores, ni que decir del daño irreversible al medio ambiente.
Asimismo, se insiste en que los televisores analógicos deben desecharse porque para finales de diciembre de 2015, de acuerdo al calendario, más de 10 millones de familias en condiciones de pobreza habrán recibido un equipo de alta definición, capaz de recibir la señal digital.
Lo que nadie ha dicho es que los televisores analógicos funcionales aún pueden tener vida útil por varios años más. Sólo hay que conectarlos a un convertidor de señal o a un receptor de televisión restringida o por cable.
El Programa para la Gestión Integral de los Televisores Desechados por la transición a la Televisión Digital Terrestre tardó más de un año para darse a conocer. Falta saber cuánto tiempo más tardará para instrumentarse, pues lo único que se menciona es que comenzarán las pruebas piloto, una en el Estado de México el primero de julio y otra en Ciudad Juárez el 14 de ese mismo mes, para acopiar los aparatos.
Cambiar los viejos televisores por un boleto para un sorteo de un premio determinado no va a solucionar el problema, como tampoco lo va a hacer el meter a una bodega todos los televisores analógicos que lleguen, porque se estaría en riesgo de que se fracturaran y contaminaran suelos y aire, además de poner en peligro la salud de quienes manejen los equipos o estén cerca de ellos.
La solución estriba en que se informe adecuadamente a la población que puede quedarse con su viejo televisor, y que el Gobierno Federal modifique su estrategia y en lugar de entregar televisores dé convertidores de señal digital para las televisiones analógicas. Esa sí sería una decisión simple, sencilla, económica y saludable para todos.
Y mientras tanto, el Programa puede comenzar a instrumentarse para estar listo dentro de tres, cuatro o cinco años, cuando realmente termine la vida útil de los televisores analógicos y uno que otro digital.

16 de abril de 2015

Anuncian acciones para proteger a la vaquita marina

El Gobierno Federal anunció la puesta en marcha de acciones orientadas a la protección de diversas especies que habitan en las aguas nacionales del norte del Golfo de California, entre las que se encuentran la vaquita marina.
 
Con este fin, las secretarías de de Medio Ambiente y Recursos Naturales (SEMARNAT) y Agricultura, Ganadería, Desarrollo Rural, Pesca y Alimentación (SAGARPA) emitieron el Acuerdo por el que se suspende temporalmente la pesca comercial mediante el uso de redes de enmalle, cimbras y/o palangres operadas con embarcaciones menores, en el norte del Golfo de California.
En el Diario Oficial de la Federación (DOF) se establece la suspensión temporal del uso de redes de enmalle, cimbras y/o palangres en la pesca comercial con embarcaciones menores, en la zona de aprovechamiento pesquero delimitada por el polígono con vértices en las siguientes coordenadas geográficas: 144.0228 de longitud y 31.4933 de latitud, 114.022 de longitud y 30.095 de latitud, 114.6 de longitud y 30.095 de latitud, 114.8203 de longitud y 31.5875 de latitud, y 114.5322 de longitud y 31.7033 de latitud, durante un plazo de dos años, contados a partir de la entrada en vigor del presente Acuerdo.
Parte de este polígono se encuentra dentro del área natural protegida con carácter de Reserva de la Biosfera, conocida como Alto Golfo de California y Delta del Río Colorado, ubicada en aguas del Golfo de California y los municipios de Mexicali, Baja California, de Puerto Peñasco y San Luis Río Colorado, Sonora, y el área de refugio para la protección de la vaquita (Phocoena sinus) queda inscrita dentro del mismo.
Se exceptúa de la disposición a la pesquería de curvina golfina (Cynoscion othonopterus), durante el periodo del 1 de febrero al 30 de abril de cada año, la cual podrá realizarse de conformidad con las disposiciones administrativas vigentes.
Las disposiciones del Acuerdo se aplicarán a los permisionarios y concesionarios de la pesca comercial dedicados al aprovechamiento pesquero, en donde estén autorizadas las artes de pesca, con base en los estudios científicos y técnicos del Instituto Nacional de Pesca (INAPESCA).
La vigilancia del cumplimiento del Acuerdo estará a cargo de la SEMARNAT, por conducto de la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (PROFEPA), y la SAGARPA, a través de la Comisión Nacional de Acuacultura y Pesca (CONAPESCA), en el ámbito de sus respectivas competencias.
Ambas dependencias se coordinarán con la Secretaría de Marina para la vigilancia en las zonas marinas mexicanas.