26 de diciembre de 2012

Se calienta dos veces más rápido la Antártida

El oeste de la Antártida se está calentando dos veces más rápido de lo que se creía, lo que genera aún más preocupaciones del supuesto deshielo que incrementaría el nivel del mar desde San Francisco a Shanghai, según un publicado el pasado domingo en la revista Nature Geoscience.

La  media anual en la estación de investigación Byrd, en la Antártida Occidental, aumentó 2.4 grados centígrados desde la década de 1950,  de los incrementos más elevados del planeta y tres veces la media mundial en un  cambiante, señala el informe.

El aumento inesperadamente grande se  a los temores de que la capa de hielo es vulnerable a descongelarse. Si se derritiese, la Antártida Occidental tendría suficiente hielo para elevar el nivel del mar hasta 3.3 metros, un proceso que, no obstante, llevaría siglos.

DOS VECES MÁS. “La parte occidental de la capa de hielo está experimentando casi dos veces el calentamiento que se pensaba”, señala en un comunicado el  de Geografía de la  Estatal de Ohio, David Bromwich.

El calentamiento “plantea preocupaciones adicionales sobre la futura contribución de la Antártida al aumento del nivel del mar”, añade.

Las temperaturas, más altas en verano, (al estar en el hemisferio sur, el verano comenzó el 21 de diciembre), elevan el riesgo de que el hielo y la nieve de la superficie se derritan, aunque la mayoría de la Antártida se encuentra congelada durante todo el año.

Los países de baja altitud desde Bangladesh a Tuvalu, así como ciudades costeras desde Londres a , son especialmente vulnerables al aumento del nivel del mar, que se incrementaron alrededor de 20 centímetros en el siglo pasado.

Según expertos de Naciones Unidas, el nivel del mar aumentará entre 18 y 59 centímetros este siglo, o incluso más si el deshielo de Groenlandia y la Antártida se acelera debido al calentamiento global causado por las actividades humanas.

EL ÁRTICO. El aumento de las temperaturas es comparable al del norte del Ártico, que se han calentado a un ritmo igualmente rápido.

En los últimos años, grandes placas de hielo se desprendieron de la Península Antártica y flotan en el océano. Una vez que las plataformas de hielo se rompan, los glaciares se deslizarán más rápidamente en el mar aumento de los niveles de agua.

“Los riesgos serían mucho mayores si un evento similar ocurriese en los enormes glaciares de la Antártida Occidental”, indica Andrew Monaghan, co-autor del Centro Nacional de Investigaciones Atmosféricas de EU.