30 de noviembre de 2015

Inicia hoy la COP21: ¿qué espera Latinoamérica?

Hoy se inagura en París, Francia, la Conferencia de las Partes (COP) 21 y la Conferencia Marco de las Naciones Unidas para el Cambio Climático (UNFCC), en donde 137 presidentes y negociadores de 195 países intentarán lograr un acuerdo mundial de reducción de emisiones para que el aumento de la temperatura global sea menor a 2 grados.

A pesar de que las perspectivas indican que no se logrará porque las ambiciones presentadas por casi 150 países apenas lograr una reducción de alrededor de 2.6 grados, lo cual es insuficiente para mejorar los escenarios de vida del planeta.

Para los países latinoamericanos, la negociación en temas críticos como la adaptación, las pérdidas y daños, el financiamiento y la transferencia tecnológica, podría marcar una diferencia radical frente a la crisis climática en los años futuros.

La COP21 espera lograr un acuerdo para aminorar los Gases de Efecto Invernadero (GEI) y resguardar el futuro de la población mundial. El resultado de estas negociaciones verá la luz el próximo 11 de diciembre, cuando se hagan públicos los compromisos acordados por los países.

Sin embargo, ya no se discute sólo la mitigación de los GEI o la adaptación a los impactos del clima. Con los años, las negociaciones han incorporado temas cruciales, como los flujos de financiamiento y ayuda económica a los países más vulnerables, el enfoque de género y de derechos humanos o la reparación de las pérdidas y daños. Sobre estos temas, Latinoamérica tiene posturas diferenciadas de acuerdo a las circunstancias específicas de cada país y grupo.

El acuerdo mundial y Latinoamérica
El texto sobre el cual se trabajará en París se divide en dos partes: el Acuerdo de París, general, con pocos detalles, pero con una importante fuerza legal, y la Decisión, más detallada pero con menos capacidad de imposición.

Al ser Latinoamérica especialmente vulnerable al cambio climático, los temas más sensibles para el desarrollo que los países de la región esperan ver incluidos en el gran acuerdo mundial son: adaptación, para que las sociedades más vulnerables se adapten a los impactos de los cambios en la temperatura del planeta; financiamiento, para establecer el origen y los flujos económicos para incrementar la resiliencia de los países y construir sociedades bajas en emisiones; y pérdidas y daños, para esclarecer cómo los países más afectados se recuperarán frente a fenómenos climáticos extremos más recurrentes.
Otros temas son el fortalecimiento de capacidades, que pretende ayudar a los países menos desarrollados a una transición hacia una economía limpia, y la transferencia tecnológica, para eliminar barreras económicas para cooperar en el desarrollo de la tecnología. (Con información de ConexionCOPy fotos de Carlos García G.)