13 de septiembre de 2011

Europa lucha contra las enfermedades no transmisibles

En 2011, el mundo está despertando a una amenaza grave para la salud y la economía. En Bakú, los gobiernos europeos están definiendo las acciones que deben tomar para controlar las enfermedades no transmisibles (ENT), como el cáncer, enfermedades del corazón, enfermedades respiratorias crónicas y la diabetes, que representan más del 86 por ciento de las muertes y el 77 por ciento de la problemática de salud en la Región Europea de la Organización Mundial de la Salud.
Durante la reunión de alto nivel efectuada previamente a su Asamblea General, la próxima semana, los ministros de salud de Europa discuten las acciones básicas necesarias para controlar estos males, en la doble carga de la enfermedad y la crisis financiera.
Estas cuestiones se abordan en la 61 Sesión del Comité Regional de la OMS para Europa, en Bakú, Azerbaiyán, tras los intensos debates en la Primera Conferencia Ministerial Global sobre Estilos de Vida Saludables y Control de Enfermedades No Transmisibles, efectuada en Moscú, Federación de Rusia, del 28 al 29 de abril de 2011.
"Si queremos salvar vidas, prevenir enfermedades y controlar los costos de atención médica, lo podemos hacer", dijo Zsuzsanna Jakab, Directora Regional para Europa. "Las medidas de salud pública requeridas se han analizado y estudiado desde hace muchos años: algunas son conocidas y probadas, otras son innovadoras, y debemos lograr que permeen a la sociedad e incluyan las políticas de muchos sectores tanto en el manejo de la enfermedad como en la promoción de un comportamiento más sano: ésta es una excelente oportunidad para que todos los gobiernos trabajen para mejorar la salud ".
Existe una amplia brecha de salud en la Región Europea, con países de la región oriental, donde aún no se ve el descenso de la mortalidad como en otras partes de Europa. Además, el envejecimiento de la población aumenta el número de personas que viven con esas enfermedades, lo que representa un desafío para los sistemas de salud con problemas de liquidez.
Estas tendencias impiden la productividad y el desarrollo económico, además de socavar la sostenibilidad de los sistemas de salud. Sin embargo, muchos países están bajando las tasas de éxito de las enfermedades del corazón y otras enfermedades no transmisibles, en algunos casos, ante la recesión.

Políticas costo - beneficio

En Bakú, los países están buscando una serie de medidas asequibles y rentables, que beneficien al público y a los gobiernos, las cuales incluyen desde impuestos al tabaco y alcohol, la eliminación de las grasas trans en los alimentos procesados ​​y su sustitución por grasas poliinsaturadas; la reducción en el consumo de sal; mejorar los servicios para la diabetes y las enfermedades del corazón, y la detección y mejoramiento del tratamiento del cáncer.
El plan de acción para implementar la Estrategia Europea para la Prevención y Control de Enfermedades no Transmisibles 2012-2016 se ha desarrollado con una contribución importante a partir de un amplio proceso de consulta con los países, expertos y organizaciones asociadas.
Las intervenciones destacan en el plan de acción acciones concretas que permitirían obtener resultados. La presión arterial elevada es una causa importante de enfermedades cardiovasculares, que se estima sea responsable de más de la mitad de los accidentes cerebrovasculares y el 45 por ciento de las enfermedades coronarias. Hay pruebas abrumadoras de que la sal en la dieta es la principal causa de la presión arterial elevada y que una reducción en su ingesta reduce la presión arterial y las enfermedades relacionadas.
Varios países ya están la lucha contra la comercialización de alimentos procesados, con su carga "oculta" de azúcares, sal y grasas saturadas en exceso, especialmente los destinados a los niños.
Por otra parte, la Región Europea tiene un sólido historial de reducción de consumo de tabaco y alcohol por los impuestos, pero los niveles de impuestos siguen siendo demasiado bajos en muchos países, por lo que los ministros se han propuesto promover el progreso en esta área.
Algunos países, como Dinamarca, incluso han introducido una legislación para mejorar las dietas por gravar los productos de alimentos poco saludables. El plan de acción recomienda que algunos fondos recaudados de los impuestos podrían destinarse a los programas de promoción de la salud.

La ganancia económica

El aumento del costo para la sociedad por las enfermedades no transmisibles está bien documentado, y se trata de una situación agravada por una población que envejece.
En
frentar a las enfermedades no transmisibles y sus factores de riesgo requiere de una proporción significativa del producto interno bruto de un país, mientras que los enfermos y sus cuidadores podrían enfrentar los altos costos de tratamiento, la reducción de los ingresos, jubilaciones anticipadas y mayor dependencia de la asistencia social.
Por su parte, los empleadores y la sociedad en su conjunto enfrentarían una gran carga de ausentismo, disminución de la productividad y la rotación de los empleados.
El plan de acción tiene que ser realista, dado que se está aplicando en un momento de gran necesidad y de escasez de recursos, aunque l
os costos de la inacción son potencialmente mayores, debido a los crecientes costos de los sistemas de asistencia sanitaria y social y a la creciente carga de enfermedades no transmisibles.
La próxima semana, del 19 al 26 de septiembre, se realizará en Nueva York la reunión de alto nivel sobre la prevención y control de las ENT. Un nuevo capítulo de la Asamblea General se abrirá para la Región Europea de la OMS, con el desarrollo de una nueva política regional para la salud, Salud 2020, y un compromiso renovado para la salud pública.
Es el momento adecuado para incrementar la atención a las enfermedades no transmisibles y los esfuerzos para hacer frente a este desafío se han
convertido en una parte integral de la estrategia para conseguir la salud integral en Europa.

No hay comentarios.: