5 de abril de 2009

Los bosques, víctimas del cambio climático

El cambio climático es una de las consecuencias más visibles del calentamiento global y producirá cambios de temperatura que afectarán la vida de todos, en mayor o menor proporción.
Amenaza
Los bosques serán los ecosistemas más afectados por el cambio climático ya que se verán expuestos a cambios en la temperatura tan rápidos a los que difícilmente se adaptarán, lo que ocasionará un desplazamiento de las especies hacia zonas más altas y, en el peor de los casos, la desaparición de algunas especies.
Los bosques pueden verse afectados por cambios en la temperatura, en el ciclo hidrológico y en la frecuencia e intensidad de fenómenos extremos. Un caso concreto es el aumento en el número de incendios en periodos de sequías.
El aumento en las temperaturas puede favorecer las regiones con selvas, pero afectar a las regiones de bosques templados, matorrales y pastizales naturales.
Un incremento en la temperatura causaría, de igual manera, un desequilibrio en la población de plagas y enfermedades, lo que a su vez provocaría mortandad de grandes superficie de bosques y selvas, aunado a la intrusión de plagas y enfermedades exóticas.
Vulnerabilidad
Las altas tasas de deforestación en el país debidas a la expansión de la frontera agrícola ponen en riesgo a los bosques nacionales. A esto se debe agregar la incidencia de condiciones climáticas que favorecen los incendios debido a las prácticas de roza, tumba y quema.
La vulnerabilidad actual es el cambio de uso de suelo que provoca la pérdida de regiones forestales por el avance de la agricultura y el pastoreo.
Adaptación
Se recomienda la incorporación de planes de aprovechamiento sustentable, el pago por servicios ambientales de captura de agua y carbono y el mejoramiento en las prácticas de reforestación.
• Disminuir las actuales tasas de deforestación.
• Incentivar programas de reforestación con especies aptas y nativas.
• Recuperar o restaurar áreas con vocación forestal.
• Aprovechamiento forestal sustentable.
• Uso de información de pronósticos climáticos para programar campañas de reforestación y aprovechamiento de bosques.
• Promover programas de pagos por servicios ambientales.
Mitigación
La implementación de prácticas regulatorias de cambio de uso suelo modificarían las tasas de emisión de gases de efecto invernadero, que se reflejan en cambios en el clima local aumentando la temperatura y modificando los patrones de precipitación.
A escala nacional se requieren programas de aprovechamiento forestal sustentable que incorporen información de pronósticos climáticos, sobre todo en los permisos de aprovechamientos, especies y mercados.
Por la parte de la conservación se requiere la revisión de las áreas mínimas para el pago de servicios ambientales, como son la captura de agua y carbono.
• Conservación y manejo de los bosques naturales;
• Alternativas para disminuir la deforestación;
• Reforestación de las tierras degradadas y deforestadas, y,
• Fomento de los sistemas agroforestales.
Costos
La condición de sequía en 1997-1998 originó pérdidas de 2 mil 300 millones de pesos a nivel nacional afectando más de 849 mil hectáreas en el país, siendo Chiapas y Oaxaca los estados más afectados.
Algunos estudios sugieren que a largo plazo es más barato incentivar la conservación y manejo sustentable de los bosques y en medidas de prevención de incendios, que pagar la remediación de daños por incendios forestales y la pérdida de los bosques como reserva de la diversidad de especies forestales.

No hay comentarios.: