21 de agosto de 2008

¡Ultima llamada! Se extingue la vaquita marina


Con la reciente extinción del delfín de río chino, también conocido como el delfín Baiji en China, la vaquita marina, única marsopa endémica de México, se convierte en el mamífero en mayor peligro de extinción del mundo, con solamente 125 individuos vivos hasta este mes.
Ese número ha bajado de 500 hace 10 años y se estima que la población podría estar disminuyendo en 25 individuos cada año. A ese ritmo, la vaquita está a solamente un año de llegar a un nivel donde su extinción sea inevitable, a pesar de los esfuerzos actuales y las buenas intenciones. El delfín Baiji fue la primera especie de cetáceo en la que se documentó que su extinción fue causada por el ser humano. La vaquita podría acompañarla próximamente.
La vaquita marina es una especie particularmente vulnerables, con el rango geográfico más pequeño de cualquier mamífero marino (aproximadamente 900 millas cuadradas), en el área más al norte del Golfo de California en México. Pero como esta área es altamente productiva para la pesca de peces y camarón, la vaquita se enreda y ahoga en las redes de los pescadores.
En respuesta a la urgente necesidad de acción, el gobierno mexicano ha reservado aproximadamente 70 por ciento del hábitat de la vaquita como una “zona de no pesca”, y ha comenzado un programa voluntario de retiro de los pescadores.
Sin embargo, para salvar a la vaquita, todas las redes agalleras tendrían que salir de su hábitat lo más pronto posible y mantenerse fuera para siempre. Salvar a la vaquita requerirá recursos financieros sustanciales y vigilancia constante, pero las recompensas serían enormes: se salvaría la vaquita y se enviaría al mundo un ejemplo claro de que los humanos y las marsopas pueden compartir aguas costeras.
Los usuarios del área concuerdan en que la única solución a este grave problema es eliminar totalmente la pesca con redes agalleras en el hábitat de la vaquita. Esto puede realizarse mediante un programa de retiro de los pescadores con alternativas económicas, e incentivándolos a usar otros instrumentos de pesca que no pongan en peligro a la vaquita.
Agencias no gubernamentales y fundaciones preocupadas, buscan alentar y asistir al gobierno mexicano a tomar las acciones necesarias para salvar al mamífero marino en mayor peligro de extinción, incluyendo acciones más amplias de conservación para deshabilitar el uso de las redes que matan a la vaquita en el norte del Golfo.
Por su parte, el pasado día 20 de agosto, la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales entregó 135 millones de pesos en apoyo a 738 pescadores de los municipios de Santa Clara, San Felipe y Puerto Peñasco, como parte del Programa de Acción para la Conservación de la Vaquita Marina.
Los recursos son para los pescadores que voluntariamente retiraron sus artes de pesca, las cuales ponían en peligro la existencia de esta especie por la caza incidental de que era objeto en los mares del Alto Golfo de California.
El programa de conservación de la vaquita marina cuenta con la participación de los tres niveles de gobierno, los pescadores de la región y organismos no gubernamentales y es un ejemplo de trabajo en diferentes frentes para conservar la biodiversidad.
El presidente del Instituto Nacional de Ecología, Adrián Fernández, comentó que los apoyos entregados servirán para que los pescadores realicen actividades acuícolas.
Por su parte, el Procurador Federal de Protección al Ambiente, Patricio Patrón, manifestó que desde el pasado 5 de junio ninguna embarcación con red puede pescar en la zona de protección, y que a partir de septiembre próximo las acciones de vigilancia serán redobladas, ya que en ese mes aumentan las actividades de pesca de camarón.
Según las autoridades, se busca que este mecanismo a favor de la especie no tenga efectos negativos en las actividades de los pescadores.

No hay comentarios.: