26 de marzo de 2008

Cambio climático y consumo responsable

I. Problemática
Cada año, como resultado fundamentalmente de nuestros procesos productivos, las sociedades humanas emitimos a la atmósfera aproximadamente 23 mil millones de toneladas de CO2. Estas pautas han ocasionado una elevación sostenida de la temperatura global del planeta que se ha agudizado en las últimas décadas. Los científicos estiman que de continuar con las pautas de producción y consumo actuales, las temperaturas pueden elevarse entre 1.4 y 5.8°C durante este siglo. Un incremento en 2°C, implicaría pérdidas económicas, culturales y ambientalmente devastadoras.
México es uno de los cinco países más biodiversos del mundo: alberga 10% de todas las especies de flora y fauna conocidas en un área que representa el 1% de la superficie total del planeta y en su territorio están presentes 10 de las ecoregions terrestres y marinas de importancia mundial para WWF, la mayoría de ellas con una alta probabilidad de verse afectadas por el cambio climático.

II. Antecedentes
La mayoría de estas emisiones (48.7%) proviene de los siete países más industrializados del planeta. De éstas, cerca del 95% se origina en la combustión de carbón, petróleo y gas para energía y transporte.
Sin embargo, como muchos otros problemas ambientales, estas emisiones tienen una vinculación directa con las decisiones individuales de consumo y uso de energía. El último Informe Mundial de WWF Planeta Vivo 2006 confirma que a nivel mundial, estamos usando nuestros recursos mucho más rápido que la tasa a la que éstos pueden renovarse. Desde 1961 esta tasa se ha triplicado y en la actualidad excedemos esta capacidad en un 25%. Actualmente, nuestra huella ambiental en el planeta es de 2.2 hectáreas (ha) por persona en promedio (14.1 billones de ha. en total), mientras que la capacidad de la Tierra para producir recursos y absorber nuestros desechos es en promedio 1.8 ha. (11.2 billones de ha. en total), es decir, 25% menor que nuestras pautas de consumo promedio actuales. Solo 84 países alrededor del mundo consumen por persona menos o igual a estas 1.8 ha, mientras que unos 75 países consumen una, dos y hasta 5.4 veces más que la capacidad de la tierra, como es el caso de Estados Unidos. México, por desgracia, se encuentra entre la segunda lista de países, con una huella ecológica promedio de 2.8 hectáreas por persona.

III. México contribuye significativamente al problema
México ocupa el lugar número 13 entre los países con mayor contribución al cambio climático global, con emisiones de gases de efecto invernadero de cerca de 400 millones de toneladas de bióxido de carbono equivalente. De las emisiones cuantificadas, el 72% proviene del sector de la producción, transporte y uso final de energía. De lo que se emite por este sector, resalta el transporte con el 36%, la generación de electricidad con 30%, el sector petrolero con 19%, la industria con 9% y el resto por el agregado de los sectores residencial, comercial, de servicios y agropecuario con 6%. Y, de acuerdo a las prospectivas del sector energético mexicano, las emisiones de gases de efecto invernadero continuarán creciendo: se calcula que para el 2015 se tendrá un crecimiento cercano al 50% de las emisiones de CO2 en el sector transporte y en más de 30% para todo el sector de energía.
IV. Amenazas
Aún en un estimado discreto, las consecuencias podrían ser desastrosas. Basado en evidencias científicas, WWF considera que el aumento en la temperatura debe ser menor a 2° C si se desea evitar un cambio climático peligroso.
Si la temperatura promedio global se incrementara más de 2° C sobre los niveles pre-industriales, muchos ecosistemas se afectarían gravemente al grado de que tendrían lugar extinciones masivas de especies. Poblaciones alrededor del mundo podrían perder sus hogares y culturas. En México, el Estudio de País (CONABIO) indica que las consecuencias serían graves para bosques, zonas de cultivo, cuencas hidrológicas, zonas urbanas y costeras: i) una crisis del agua derivada de la sobre-explotación de las fuentes acuíferas y la disminución del escurrimiento de líquido a las cuencas, agravada por un aumento en la temperatura, la reducción de la precipitación y el incremento de la evaporación; ii) el aumento del nivel del mar debido al calentamiento global podría impactar casi la mitad (46%) del litoral del Golfo de México y sus zonas más vulnerables –lagunas costeras, pastizales y tierras agrícolas-; iii) pérdida de cosechas debido a la afectación de agriculturas de temporal. La superficie apta para el cultivo del maíz podría experimentar una reducción mayor al 50%; iv) desabasto de agua por un lado, e inundaciones ocasionadas por precipitaciones extremas, por el otro; v) aumento en las concentraciones de ozono en la atmósfera de las ciudades y daños en la salud de la población debido a este contaminante; y vi) un clima más extremo, con una disminución de las zonas con climas templados y semicálidos y un aumento de las regiones de clima cálido.

V. Escenarios

Escenarios del Panel Intergubernamental de Cambio Climático (IPCC, 2001) sugieren que a menos que disminuyamos la emisión de gases invernadero, la concentración de CO2 en la atmósfera alcanzará en el año 2100 el doble del nivel que tenía antes de la Revolución Industrial. El peor escenario plantea que esta duplicación tendrá lugar en 2045. Como resultado, la IPCC predice que la temperatura se elevará entre 1.4° C y 5.8° C, con algunos recientes modelos sugiriendo que podría llegar hasta un aumento en 11 ° C a finales de este siglo. Un aumento de 5° C puede parecer una diferencia menor, pero durante la última Edad de Hielo hace 11,500 años, la temperatura promedio global era sólo 5° C menor que la temperatura actual.

VI. Datos duros/estadísticas que sustenten la información

Un estudio recientemente publicado por el Gobierno Británico titulado ”Informe Stern” calculó que si no se toman medidas para frenar el calentamiento de la Tierra, el cambio climático nos costaría hasta un 20% del Producto Interno Bruto (PIB) mundial durante el próximo medio siglo. Esto superaría el costo de las dos guerras mundiales y la Gran Depresión juntos. En contraste, la inversión adicional requerida para reducir las emisiones con el fin de evitar los peores impactos del cambio climático, probablemente costaría al mundo sólo un uno por ciento del crecimiento económico total. En este contexto, este informe indica que podría haber nuevas oportunidades de negocios, nuevos mercados de energía limpia y eficiente con un valor de US $100 billones de dólares anuales.

VII. Recomendaciones
- Fortalecer el Protocolo de Kyoto
- Actuar para combatir el cambio climático, de acuerdo al principio de responsabilidades comunes, pero diferenciadas
- Reducir, por parte de los países industrializados, las emisiones de carbono para el año 2020 por lo menos en un 30% por debajo de los niveles de 1990
- Tomar acciones sectoriales para contener el crecimiento de emisiones proyectado por las economías emergentes, como la de México
VIII. ¿Qué está haciendo WWF ?
WWF a nivel internacional está trabajando para reducir los impactos del cambio climático y promover soluciones:
- Se asocia con empresas comprometidas a reducir sus emisiones, incrementar su eficiencia energética y comprar energía renovable. Con el Programa Salvadores del Clima, WWF tiene acuerdos con compañías internacionales como Allianz Group, Tetra-Pak, Sony, IBM, Nike y Lafarge
- Lleva a cabo investigaciones sobre energía limpia para las mayores economías, incluyendo la Unión Europea, EEUU, Japón, India, Brasil y Argentina. En un estudio reciente, WWF demostró que la Unión Europea podría disminuir 30% de sus emisiones contaminantes en los próximos 15 años con tecnologías accesibles
- Persuade a los países industrializados a reducir sus niveles de emisión de CO2 un 10% por debajo de los niveles de 1990 para el año 2010
- Apoya el desarrollo de planes nacionales de manejo de impactos para prevenir que el cambio climático dañe áreas con gran riqueza natural como parques y reservas.
- A través del Programa Testigos del Clima, trabaja con las comunidades locales para identificar los impactos del cambio climático, mientras ejecuta estrategias de resistencia y resiliencia.
- Con la Campaña PowerSwitch! impulsa un sector eléctrico libre de CO2 para mediados de siglo en naciones industrializadas y el incremento de energías limpias en países en desarrollo
- Incrementa la conciencia pública, ofreciendo alternativas a nivel individual. En Europa WWF desarrolló una guía para consumidores con los 10 productos más eficientes, desde refrigeradores hasta autos.
- Colabora en la formulación del “CDM Gold Standard”. Mediante el Protocolo de Kyoto, empresas y países pueden hacer inversiones en energía limpia en países en desarrollo y contrarrestar sus emisiones en casa: la Copa Mundial de Futbol de Alemania compensó sus emisiones de carbono a través de este estándar.
IX. ¿Qué puedes hacer tú?
- Mide tu huella ecológica. Esto puedes hacerlo en: www.wwf.org.mx
- Si vas a comprar un coche, que sea lo más eficiente en uso de energía que haya en el mercado (km/lt)
- Usa transporte público, disminuye el tiempo que manejas tu coche o compártelo
- Fíjate en las etiquetas de los productos que compras; privilegia los productos orgánicos y los que sean producidos localmente. Visita: www.consumosustentable.org
- Evita los viajes innecesarios en avión
- Cambia los focos de tu casa a focos ahorradores
- En la construcción de tu casa, aprovecha la luz natural y utiliza materiales locales
- Si vas a invertir, hazlo en empresas dedicadas a generar conocimiento, tecnologías limpias y energías renovables
- Si vas a ahorrar, hazlo en instrumentos de inversión que apoyan proyectos sustentables; ve por ejemplo: www.monex.com.mx
- Involúcrate, dona o participa en proyectos enfocados a reducir la vulnerabilidad de las personas, los ecosistemas y las especies ante el cambio climático
Para más información ve: http://www.panda.org/about_wwf/what_we_do/climate_change/index.cfm

No hay comentarios.: