10 de diciembre de 2007

Al rescate de los orangutanes


Son llamados “los señores de la selva” y muestran la cara de la conservación en Indonesia. Se dice que comparten con los humanos el 97 por ciento de su adn. Los orangutanes de Borneo y Sumatra son de una belleza única, innegablemente convincente e, increíblemente, en peligro de extinción.
Estas preciosas criaturas deberían ser protegidas como un bien cultural y como un icono de las especies en peligro de extinción, pero no se hace lo suficiente para salvarlos.
Anualmente, Indonesia pierde alrededor de 1.8 millones de hectáreas de bosques, lo que ha provocado que sea uno de los mayors emisores de dióxido de carbono en el mundo. Y durante los últimos 30 años, la pérdida de selvas ha matado, directa o indirectamente, a tres mil orangutantes cada año.
De aquí la importancia del Programa Estratégico presentado por el gobierno de Indonesia para rescatar las selvas y, por lo tanto, conservar a los orangutans, como parte de un plan integral para rescatar a las especies en peligro de extinción, como los tigres de Sumatra, los elefantes y los rinocerontes.
Y el marco para presentar esta iniciativa no podría ser mejor: la Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático.
El Plan de Acción para Conservar al Orangután se logró tras 30 años de colaboración entre el Departamento de Conservación de la Naturaleza y de las organizaciones no gubernamentales de medio ambiente que trabajan en Indonesia, y constituye la primera ocasión en que se diseña un mapa para detener la contínua pérdida de los bosques, hábitat de los orangutanes.
Anteriores compromisos, incluso a nivel presidencial, no fueron respaldadas por las acciones ni por medidas legislativas.
Como especie reconocible a nivel mundial, el orangután es un icono para una buena administración de los recursos naturales del planeta. En lo que respecta al cambio climático, los orangutanes en los bosques tropicales, como los osos polares en el ártico, son el "canario en la mina de carbón".
A diferencia de los osos polares que sólo pueden esperar, los orangutanes son un símbolo vivo de una solución directa; los osos polares muestran el problema, los orangutanes representan el ejemplo de lo que podemos hacer.

No hay comentarios.: