7 de noviembre de 2007

Enfrenta riesgos el periodista ambiental, al afectar a grupos de poder

El protagonismo distorsiona la información, dice presidente de asociación mexicana

Por: Lourdes de Koster.
Vanguardia de Coahuila
04-Noviembre-2007

Si bien el periodismo que aborda temas de seguridad y narcotráfico es considerado como una de las profesiones de mayor riesgo en el país, el periodismo ambiental tiene también su grado de peligrosidad.
El tratamiento de temas sobre el cuidado del medio ambiente y los cambios en el clima, que han desencadenado catástrofes naturales, requiere personas especializadas en estos rubros.
El reportero debe estar consciente de que su trabajo es fundamental para lograr conciencia entre la población del problema ecológico que enfrenta el planeta.
Miguel Ángel de Alba, presidente de la Asociación Mexicana de Periodistas Ambientales, A. C., dijo que quien escribe sobre temas ambientales está expuesto a las amenazas y a las críticas de empresarios, de las autoridades y de grupos que tienen el interés de seguir contaminando.
Señaló que el acercamiento con los científicos e investigadores de las universidades permitirá a la sociedad entender las consecuencias y las acciones que deben iniciarse para aminorar el impacto por el calentamiento global.
En una visita a Saltillo, en donde impartió el curso taller “Estrategias para la Divulgación sobre Temáticas Ambientales en Medios de Comunicación”, De Alba compartió algunas de sus experiencias y las expectativas que tiene como formador de opinión en asuntos ambientales.
-¿Cuál es el principal reto de los periodistas al tratar temas ambientales
- “El primer gran reto es entender lo que está pasando con el medio ambiente para poder comunicarlo a la sociedad, para poder decirle a la gente lo que está ocurriendo y la manera en que cada uno puede ayudar a revertir los efectos del deterioro del medio ambiente y los recursos naturales”.
-¿Cómo preparar a las nuevas generaciones de periodistas para que no se caiga en sensacionalismos al abordar temas ambientales?
“Proporcionándoles las herramientas adecuadas para que aprendan cómo allegarse de una serie de recursos que les permitan contactar a los expertos, a la gente que tiene el conocimiento sobre el tema y que puedan acercarse a los científicos para que den la información certera, adecuada y válida o, en su caso, lo orienten y lo dirijan hacia otras personas”.
-¿Tiene que darse entonces la especialización del periodista?
- “Sí. Aunque en este caso el periodismo ambiental abarca a todas las demás formas de hacer periodismo. El medio ambiente está relacionado con los negocios, la agricultura, la economía, la política, con todo”.
-¿Qué no debe hacer el periodista cuando tiene que tratar temas ambientales?
- “No debe ser protagonista. El periodista tiene que ser objetivo, profesional y tiene que estar consciente de que su trabajo es informar, orientar y no ser el protagonista, ni ser parte del conflicto o del tema”.
-¿México está lejos de tener reporteros que realmente conozcan y apliquen correctamente los términos ambientales, este nuevo argot de ecología?
- “Afortunadamente no. La Red Mexicana de Periodistas Ambientales ha realizado un trabajo muy intenso, un trabajo ‘hormiga’, empezamos 14 y ahora ya somos 120 integrantes.
“Además hemos sumado no solamente a periodistas, sino a estudiantes, investigadores y académicos, no sólo de comunicación, sino también de ciencias básicas de biología, de física, de química. Entonces eso le da a nuestra red una riqueza que no tiene ninguna otra y nos permite también lograr el acercamiento entre el investigador y el periodista, para que ambos conozcan las realidades de un sector y del otro”.
-En el tema ambiental, ¿también el periodista puede estar expuesto a amenazas a persecución?, ¿Miguel Ángel ha enfrentado situaciones de este tipo?
- “Sí, definitivamente el periodista ambiental puede estar sujeto a amenazas. Los temas ambientales tocan también muchos intereses económicos y políticos. Hay que recordar que todo lo que son recursos naturales están condicionados a disposiciones de la autoridad federal, estatal y municipal. Muchas veces el hacer eco de una demanda de la sociedad le va a acarrear muchas enemistades con el sector público, e incluso empresarial.
“¿Que si he recibido amenazas? Sí, pero no por mi trabajo. He recibido amenazas de gente que creo que está fuera de lugar y que ha aprovechado que mi nombre y mis contactos están en la Internet, y pues se le ha ocurrido enviarme mensajes electrónicos amenazándome, lo cual de verdad me tiene sin cuidado, aunque no totalmente despreocupado”.
-¿Entonces no sólo el tema del narcotráfico puede representar riesgos para quienes se adentran en investigaciones de tipo ambiental?-
“No tanto como en el caso de los periodistas que abordan temas como el del narcotráfico. Aunque el periodismo en cualquiera de sus géneros implica riesgos ¿no? “Pero mientras el periodista se conduzca con ética, con credibilidad, no tiene nada que temer”.
-¿Miguel Ángel de Alba qué ha hecho para no convertirse en actor o activista de temas ambientales, aun cuando ha sido testigo de aparentes injusticias ambientales?
- “Ser ético en mi trabajo. Mi trabajo es ser periodista y como periodista tengo que informar y tratar de ser objetivo.
“Cuesta mucho trabajo ser objetivo, conservar la ecuanimidad porque a veces te das cuenta que se está cometiendo una injusticia, pero así es la vida, estamos inmersos en un sistema muy injusto y lo que podemos hacer es denunciarlo y dar a conocer lo que realmente ocurre”.
-¿Qué consejo les daría a los estudiantes de comunicación, o a los periodistas que están interesados en hablar de temas ambientales?
- “Que aprendan, estudien y que se metan a cursos en línea, que estudien”.
-¿Lo que más le apasiona?-
“El periodismo”.
-¿Qué es lo que más le incomoda como periodista?
- “Las injusticias”.

No hay comentarios.: